El Molino

agua fluyendo bajo el molino

Viejo Molino Cela es un antiguo molino de agua del siglo XVII y de los primeros bancos de la provincia, asentado en la vega del río Tuerto, es un lugar especialmente adecuado para espíritus sensibles y artísticos. Donde en primavera los ruiseñores arrullan el sueño y el incansable canto de las ranas, al atardecer, hacen `memorias de África ́. encanto del molino de astorga rodeado de aguaEn verano son las cigarras y los grillos encargados del ambiente musical en las frescas noches, recordando el calor del mediodía. En el colorido otoño infinidad de trinos alterados anuncian la nostalgia del cambio y nos sugieren aprovechar los últimos paseos. En invierno el silencio del frío y el siseo de los reptiles al sol invitan a la lectura.

El edificio esta escrupulosamente rehabilitado con sistemas y materiales primarios, con una filosofía nostálgica de época romántica y con espíritu creativo muy particular. Manteniendo los sistemas de defensa con los que contaba el banco como “troneras” para disparar .Varios sistemas de compuertas y la ventanilla del banco. Cada detalle responde a una expresión de creatividad.  Amplios espacios comunes. Muy agradable para reuniones de familia o amigos.  Chimenea en el comedor, salón, biblioteca y en dos habitaciones.  Un punto romántico: bañeras romanas, de mármol, incorporadas en la habitación, para poder compartir un agradable baño bajo la tenue luz de velas.  Otro punto romántico: el agua del río recorre las paredes de dormitorios y comedor.  Otro más: el canto de las ranas a principio de verano en un estanque de nenúfares.  Lo que nos distingue de otras casa rurales:

piano, biblioteca y carácter en el camino de santiago

  • El Viejo Molino esta a caballo entre hotel con encanto y casa de campo (nada que ver con el prototipo de “casa rural”).
  • Los grandes espacios, tanto en la zona común como en las habitaciones.
  • La originalidad.
  • La exclusividad.
  • Olor a casa de “la abuela”.

… En palabras de nuestros huespedes:

Fué llegar al molino y olvidarme de todas las preocupaciones del día a día.  Como ser niña de nuevo y volver a la casa del Pueblo.  Pero con un toque de lujo y románticismo. — María